…por enseñar al mundo el arte de la gastronomía. El pasado 3 de mayo nos dejó Mey Hofmann, maestra y referente de la cocina y la pastelería. Se trata de una pérdida muy sentida por el mundo gastronómico, puesto que Hofmann es una de las personas que han ayudado a comprender la gastronomía tal y como es hoy en día: pasión por la exquisitez, buen gusto (también estético), la voluntad de entender y el valor de compartirlo.

Mey Hofmann - Escuela Hofmann - La Seca - Restaurante Terraza BarcelonA

Su pasión por la cocina estuvo siempre latente desde que era pequeña, también en paralelo a sus estudios, y afloró del todo en 1983 cuando decidió abrir su propia escuela. Desde entonces, miles de alumnos e ilustres chefs han pasado por los locales de la casa Hofmann. En 2004, el restaurante Hofmann obtuvo una estrella Michelin y, a lo largo de su vida, recibió multitud de reconocimientos internacionales de diferentes chefs, quienes atribuyen a Mey Hofmann el mérito de ser una de las precursoras de la cocina de vanguardia y posicionar a la mujer dentro del mundo culinario y de la enseñanza.

El origen de todo: la escuela y la pedagogía

Mey Hofmann compaginó sus estudios superiores (ciencias económicas, arquitectura de interiores, gemología y diseño de joyas) con estudios gastronómicos en las mejores escuelas de cocina de Europa, como Cordon Bleu y Lenôtre. Esto le permitió adquirir un conocimiento profundo de la gastronomía, impulsándola a abrir la escuela Hofmann, que hoy en día aún sigue impartiendo clases con el objetivo de “crear y recrear platos en los que se mantenga toda la esencia, sabor y aroma de las materias primas, y recuperar alimentos, aparentemente humildes, arrinconados por las modas, para devolverles el protagonismo que nunca deberían haber perdido”.

La trayectoria de Mey Hofmann nos demuestra el potencial de su formación académica y de su visión por los negocios. A partir de la escuela, Mey Hofmann abrió el restaurante, la pastelería, el espacio en la Seca (cercano a un teatro de Barcelona) la Taverna Hofmann, el Bistrot Hofmann y finalmente el Racó Hofmann. Pero no son estos locales el legado de Mey, sino la filosofía que hay detrás. Por todo esto, gracias Mey.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies