El chef André Chiang es conocido por ser uno de los mejores cocineros de Asia y del mundo, pero también por ser el creador de la Octafilosofía. Tras su experiencia en restaurantes de alto conocimiento gastronómico, la mayoría franceses, Chiang ha identificado ocho elementos que se repiten en una buena comida: “único, pureza, textura, recuerdo, regionalidad, sur, sal y artesanía”.

Único: Singular y genuino. Tiene que ser una experiencia única. Consciente de que la gran mayoría de sabores ya están inventados, busca la originalidad con la combinación de los ingredientes, la presentación, etc.

Pureza: La “no distorsión” del gusto natural de los alimentos. Por eso en algún momento Chiang utiliza ingredientes crudos, sin nada que pueda esconder el sabor original.

Textura: Jugar con ella puede dar resultados excepcionales. La textura puede estar en los ingredientes y la vajilla.

Recuerdo: Tal como la magdalena hizo con Proust, Chiang cree que todo lo que comemos deja una huella en el recuerdo. Aludir al recuerdo es un factor clave, por eso uno de sus platos en la comida puede ser una sopa de cebolla original.

Regionalidad: A diferencia de René Redzepi, que reinventa la cocina nórdica, Chiang quiere precisamente recordar el origen respetando los elementos que hacen que un plato sea auténtico. Al mismo tiempo experimenta con las sensaciones y sentimientos que inspiran un lugar. Un ejemplo es el plato creado en recuerdo de los terremotos que tuvieron lugar en Japón en 2011, que contiene poco más que arroz, miso y edamame.

Sal: Apela al mar y al gusto salado. Utiliza alimentos que provienen del mar para que quien deguste el plato pueda teletransportarse hasta allí.

Sur: Concretamente el sur de Francia. La experiencia de Chiang en restaurantes como l’Atelier, Pierre Gagnaire, L’Astrance o La Maison Troisgros, lo convierte en heredero indiscutible de la Nouvelle Cuisine francesa.

Artesanía: el chef homenajea a los agricultores y pescadores que hacen posible tener los ingredientes y que además procuran que sean de calidad.

Octaphilosophy by Andre Chiang

No obstante, no es necesario que todos los platos tengan los ocho elementos perfectamente equilibrados, sino que en cada plato puede destacar uno más que otro. Precisamente en el restaurante “André” de Singapur, el cocinero ofrece un menú de ocho platos destacando en cada uno un elemento con respecto al resto. Así encontramos dos niveles de Octafilosofía, la de cada plato y la del conjunto.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies