Imagen: sushimodern

Imagen: sushimodern

 

¿Qué es el omakase y por qué se está extendiendo a restaurantes de todo el mundo?

Todo aquel que haya vivido una experiencia en un restaurante basado en la filosofía japonesa conocida como omakase puede corroborar que se trata de una experiencia única. Algunos dicen que es como ver un espectáculo… Eso sí, un espectáculo privado, ya que la fórmula nacida en Japón es estrictamente privada y totalmente personalizada con el cliente que quiere vivirla. El éxito y la clave de todo en el omakase reside en la confianza mutua y en dejarse llevar, y todo el servicio se elabora ante el comensal.

Confiar y confiar en ti

La palabra japonesa omakase significa ‘confiar’ o, tal vez más concretamente, ‘confío en ti’, haciendo referencia a la confianza que tenemos en el chef que nos prepara el servicio. Para resumir esta técnica de servicio japonesa, podemos decir que es como un menú degustación absolutamente sorpresa y personalizado, fruto de la relación chef-cliente. 

El omakase está inspirado en la tradición japonesa, pero sus fronteras ya se han abierto. La técnica se ha dado a conocer en todo el mundo, sobre todo en sitios especializados en sushi y tempura, pero el éxito de este concepto también ha llegado a restaurantes no japoneses. Hay chefs europeos, como el francés Joël Robuchon, que ya se han inspirado en el servicio tradicional de bares de sushi donde se practica el omakase. Asimismo, en los últimos años hemos podido ver restaurantes no asiáticos basados también en este particular servicio en ciudades como Nueva York, Londres o Berlín, entre otras.

La importancia de comunicar

Los expertos del sector remarcan que uno de los puntos más importantes a tener en cuenta cuando se practica un servicio inspirado en el omakase es la comunicación. El comensal debe indicar muy claramente si tiene alguna alergia o intolerancia a tener en cuenta, así como un resumen de los gustos personales. 

Una vez establecido el diálogo con el chef, se debe confiar en que nos preparará unos platos adaptados a nosotros, elaborados y servidos al momento, a la temperatura perfecta y con las cantidades que considere adecuadas. Mientras el cliente disfruta del menú, la comunicación continuará siendo muy importante. Podemos decirle al cocinero si nos ha gustado o no, si nos ha parecido demasiado picante, si nos gustaría repetir, etc. El chef que practique el omakase seguramente será atento y con su constante observación irá viendo cómo perfeccionar el menú a los gustos del comensal.

Se podría decir que disfrutar de un servicio basado en el omakase es como asistir a un espectáculo. Eso sí, un espectáculo personalizado, único y totalmente privilegiado.

 

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies