AQUESTA

A causa del aumento de la población mundial, se espera que habrá una demanda más grande de nuestro sistema alimentario global, lo que significa que la producción agrícola tendrá que aumentar a un ritmo mucho más rápido para poder suministrar alimento para todas las personas, afectando especialmente al sector agrícola.

Según el último informe de Perspectivas Agrícolas 2019-2028, que firma de forma conjunta con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se prevé que el precio de los alimentos disminuirá en la próxima década.

A simple vista parece una muy buena noticia para las personas con menos recursos, ya que muchos de los productos agrícolas bajarán sus precios y serán más accesibles, pero por otro lado, afectará negativamente a los agricultores y a nuestro planeta.

A pesar de que se espera un mayor rendimiento y una mayor intensidad de producción – gracias a innovadoras mejoras tecnológicas – se espera en contrapartida un aumento de emisiones directas de gases de efecto invernadero (un aumento del 0.5% anual respeto los últimos 10 años). Como resultado, esto implica una disminución en la intensidad de carbono. Y no solo esto, también se suman otras amenazas que repercuten negativamente en nuestro planeta, como por ejemplo la propagación de enfermedades provenientes de estos cultivos, la creciente resistencia de los antimicrobianos, el uso abusivo de abonos y pesticidas, devastadores fenómenos climáticos, problemas sociales (cambios en la alimentación de las personas, aumento de la obesidad, menos puestos de trabajo a causa de la incorporación de nuevas y modernas tecnologías agrícolas…) y enfrentamientos políticos (nuevas normativas, nuevas leyes, posibles acuerdos comerciales, sobreproducción…), etc.

En América Latina y el Caribe se prevé que aumentará su cuota en la venta de alimentos al extranjero del 23% actual al 25% en 2028, la cual la sitúa como la mayor región exportadora.

El informe predice un aumento de los niveles de consumo de azúcar y aceites vegetales, y como consecuencia refleja la tendencia actual hacia alimentos preparados y procesados, sobre todo en muchos países de bajos y medianos ingresos que se están urbanizando rápidamente. Fenómenos que a su vez comportan mayor sobrepeso y obesidad en la sociedad.

Deja un comentario

Tu correo electrónico no será publicado.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies